Entrega

No era necesario que me pidieras callar ante lo que manifestaste en forma tan atinada.

Lo dijiste todo.

Te atreviste a abrir tus sentimientos a mis anhelos y te animaste a confesar lo que soy para ti.
Me haces feliz.
Te pertenezco.
Al igual que tú me has aceptado yo te ofrendo mi ser todo entregándome a ti.
No hay juegos de por medio, solo el sentir en pleno.
Nada más interesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s