Ausencia

Amor de tu cuerpo que me llena la mirada y hace vibrar mi ser.

Así te siento y envuelvo mis sentidos contigo y te llevo en mí,

Te siento todita y me sabes a gloria.

Tu caricia la necesito, mi piel te requiere y mi cuerpo te clama.

Pero parece que nos empeñamos en castigarnos y mantenernos alejados cuando nuestros cuerpos claman ansiosos por estar juntos, abrazados

No convirtamos esto en una relación imposible, que solo nos lastima y nos deja al borde de un precipicio en la nada.

Y que nos transcurra la vida, en un caminar sin encontrar un sentido a lo que somos y hacemos.

Cada que te digo “TE AMO” es porque en verdad lo siento.

No hay en ese momento nadie más que tú y yo, y me siento mal si no estás conmigo y empiezas a ausentarte de ese nuestro momento, haciendo paradójicamente de la cercanía una distancia infranqueable.

Andar de saltimbanqui de cuerpo en cuerpo, desgastándome el sentimiento, rifándome el alma, es por las ausencias de tu ser, y del mío que te llevas en ellas.

Miedo a encontrarme solo y no gustarme que luego regreses, y no haya nada.

Prefiero estar ausente de mi propio ser, ese que te llevas cada que te marchas, a estar en lo ignoto de la desesperanza.

Porque cada que te vas y te llevas contigo todo, me dejas solo el cuerpo este, que se queda sin alma.

Voy viviendo, colgado de momentos.

asido a instantes que, no sé dónde me llevarán,

y quizá ni me interese, perdido en mí mismo, en los laberintos de tus ausencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s