La vida no se detiene y hay que continuar*

* A la memoria de mi querido amigo Félix Todd Piñero

Hoy 19 de enero, falleció un ser humano de excepción.

A todos nos cayó por sorpresa su muerte; causa conmoción que paraliza de repente, el saber que alguien con quien tenías cercanía, sencillamente ya no está para verlo, platicar, hablarle, enviarle un mensaje, tratar asuntos de trabajo y también compartir diferentes cosas propias de la cotidianidad, de la vida misma.

Quienes somos creyentes, sabemos que la muerte es parte de la vida y que ello no implica desaparecer; aun así duele y vaya que lastima como sea el sentir porque habrá ausencia de esa presencia manifiesta en diversas formas.

La presencia física, ya no es.

Dicen que los griegos al referirse a quien moría lo conceptualizaban desde una perspectiva distinta y así se referían a la persona muerta como: ¡Ha vivido!

Pues sí, mi querido Félix ha vivido y vivirá en los corazones de todos y cada uno de los que tocó con su afabilidad, generosidad, desprendimiento y comprensión. Somos muchas personas las que nos vimos beneficiadas con su paso por esta vida, en lo profesional, lo académico, lo personal, con su siempre compartir hacia los demás y buscar cómo apoyar, ayudar sin restricciones, el trabajo en equipo y sacando lo mejor de cada individuo, su confianza a priori hacia los demás.

Eso, como recuerdo, como legado es lo que queda, lo que deja, aunque ya no esté su presencia física que es la que crea el frío vacío que como sea, se siente y duele.

Descanse en paz, con Dios, mi querido profesor, jefe, compañero de trabajo pero sobre todo, amigo y que ruegue generosamente velando por todos nosotros, como en vida lo hizo siempre.

Su legado, nuestro compromiso. Después del duelo, habrá que seguir adelante, que la vida no se detiene y hay continuar.

Hoy 19 de enero, falleció un ser humano de excepción; hoy que inició con nuevas expectativas e ilusiones la actividad académica en las aulas en este semestre de Primavera (aún en pleno invierno, siempre me ha parecido una hermosa alegoría).

Su muerte deja huella para bien y hará que en algún momento florezca y fructifique, como de continuo, la vida de nuestra Facultad, formando futuros colegas que sean ejemplo sucesores de quienes vamos antes en este andar.

Pronta recuperación de este trance para Paty, su compañera de vida.

En fin.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s