El pasar del tiempo

Pasan tan rápido ciertas situaciones o al menos así lo parecen, en el tiempo que normalmente tiene un muy largo y en ocasiones pausado devenir.

¿Será que lo que gusta, hace que uno no se percate del tiempo y por eso pareciera que de un momento se pasa a otro así, de la nada, sin más?

Porque cuando hay alguna obligación y forzosamente se hace, se cambia el entendimiento de y en nuestro pensamiento y parece que todo alrededor se aletarga, que no transcurre; y en cambio, las situaciones agradables se miden en instantes “prontos”, que de tan rápidos, mientras pasan, se añoran instantáneamente.

El lenguaje de cómo nos narramos a nosotros mismos lo que hacemos o dejamos de hacer, interpreta la realidad como nos la contamos y así la miramos, aunque esta visión llegue a distorsionarla.

Entonces modificar nuestra visión y por ende nuestro pensamiento aún respecto de lo que nos es complicado, difícil o nos hace daño es lo que hace la diferencia.

Decirlo es sencillo, ponerlo en práctica requiere de mucho empeño y auto convencimiento.

Como sea, el tiempo no se detiene y sigue pasando con o sin nuestra presencia y forma de mirarlo.

En fin.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s