Vida para vivirla

Cuando logras ser suficiente contigo mismo, pero sin egoísmos, ni sacrificios anteponiendo a los demás antes que a ti, permites a tu ser fluir y encontrar paz.


Te haces ermitaño, en la basta soledad de las multitudes.

Dicen que no tener expectativas hace que no haya falsa esperanza y por ende tampoco decepciones. Quizás, pero te hace transitar sin objetivos y no disfrutar el a veces amargo encanto de la vida.


Te haces zombie, en el mundo que habitas.


Cuando cuidas tanto todo, desde tu cuerpo y lo que te rodea, para tener una pulcritud esterilizada, logras un estado de no enfermedad y te proteges.


Te haces paranoico hasta el paroxismo de la neurosis.


¿Qué más da un tanto cuanto de riesgo, de entrega, de anhelo y de suciedad?


A cambio te haces humano y vives de verdad, con sentimientos, emociones y vivencias que se hacen experiencias además de una cauda de anécdotas que tener para recordar y contarte si logras la ancianidad.


En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s