Hilvanando momentos

Cuán veloz transcurre el tiempo

que no permite al entendimiento comprender,

lo efímero de cada momento.

Vano distraerse en otros menesteres,

en lugar de atender a lo que acontece presto.

Lo importante es estar

y agradecer,

vivir el ahora,

y así,

asimilar que el presente continuo es el misterio develado de lo eterno,

y le da a todo sentido.

El infinito conflicto de lo perecedero es que,

sabiéndolo,

nos esforzamos en intentar dilucidar un tal vez,

un quizás,

que a lo mejor

ni nos toque mirar,

o bien pretender borrar el pasado que ya fue

mientras la oportunidad de lo que nos es dable sentir,

se nos escapa,

se nos va

y jamás volverá.

Concentrarse en el aquí y el ahora,

grande tarea que requiere dedicación;

que,

cuando se logra

da la sensación de plenitud.

Lo demás,

transcurre más allá de nuestra voluntad,

en su propio devenir.

Lo demás entonces es lo de menos.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s