Febril locura

No es por ser el último día del año, eso es una temporalidad circunstancial, es porque las ganas de escribir se arremolinan hasta obligar a tomar pluma y enfrentar a la hoja para expresar quién sabe que tanto…

No hay una idea para narrar algo, solo la necesidad de ponerse a trazar febrilmente palabras, como si en un desdoblamiento alguien más dictara y la mano cumpliera con el ordenamiento impuesto: escribir es la consigna, no el contenido cualesquiera que este sea.

Para sacar esa presión se exorcizan los demonios (o quizá dioses) de la escritura: en Egipto, Dhwty o Dyehuty y Seshat; en Grecia, Thot -Θώθ thṓth- precisamente obedeciendo a base de cansar la mano a base de escribir.

Soy un escribidor, aprendiz de todo. El saber es algo maravilloso y luego viene el imperativo de plasmar ideas llenando líneas en las más de las ocasiones inconexas, para que la saturación que presiona se desborde a través de soltarla en palabras. Igual que el costo a pagar por conocer, por aprender.

La presión va disminuyendo, la mente se aquieta de a pocos para lograr algo de calma.

No se que tanto puse y siquiera si es algo de menos hilvanado y con sentido o simple manifestación de sacarme de encima lo que somete a yugo a mi conciencia; eso mismo que me provoca escribir de la nada.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s