Lo que dura la eternidad

Lo que dura la eternidad, en nuestro limitado entendimiento y caducidad corpórea, es tan solo suspiro dentro de un momento.

Paradoja de “lo breve, en lo breve”, brevedad de lo inmediato -que de suyo es pasajero- es apenas la medida, de lo que el entendimiento comprende, en la invención del tiempo.

La eternidad es el momento que transcurre y lo que se hace en ese instante, que de suyo es inconmensurable, consciente de lo que sucede, en la mente, en el corazón.

Lánguido transcurre para no volver;

permanece en el recuerdo,

que en algún momento desaparecerá como la existencia misma que no es perenne,

que solo pasa,

que es susurro,

brizna apenas perceptible,

fugaz sombra,

luz nocturna de luciérnaga, quimera de esperanza.

Y sin embargo, ese preciso suspiro en el instante de ese momento preciso, es la vastedad que plena llena el ser y hace sentir inmortal al que finito es.

En fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s