Divagación sin mayor sentir

La vida no es mera costumbre que se sacia en sí misma.

Se nace y te lanzas a la vida como puedas, sin que haya otra opción (la qué hay, es decir, la muerte, no es en sí, viable) más que arremeterla como viene, con todo y que haya cuna de oro o circunstancias idóneas, pues la vida solo se vive por sí y para sí; nadie la puede vivir por interpósita persona.

Una persona se puede entregar en su vida, como apostolado a los demás; pero nadie puede vivir por otro o pedir que alguien más lo haga por uno.

La cotidianidad es lo que nos hace vivir así, sin más, sin a penas darnos cuenta, excepto cuando se altera por situaciones, sobre todo aquellas, que flagelan el sentir, el vivir mismo.

No sé, solo divago en el devenir, transcurriendo momentos que ni yo mismo, a veces, entiendo.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s