La nada doliente

Y es que respecto de lo que no fue, al no haber recuerdo el único consuelo que queda, es la escritura

¿Cómo extrañar la ausencia que no es ausencia, ni vacío, ni desolación. Solo la nada?

Y entonces ¿Qué llorar?

Pero en la ausencia de lógica, se llora y cuando lloras, el agua que derramas te seca el alma, te agrieta el espíritu y tan agotador es el cansancio, que se agradece desvanecer hasta casi el deceso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s