Pausas que permiten continuar

En mi derrotero en ocasiones hago pausas, para descansar de la jornada que a veces se torna ardua.

Pasa que me siento cual Sísifo, empujando una roca a la cima para que casi al llegar ruede caída abajo y tenga que volver a empujar.

Pero es que así es la vida o al menos, de tiempo en tiempo, mi batallar.

Y entonces, detengo mi andar; cuando las circunstancias lo permiten, expreso mi sentir escribiendo que es la forma que tengo para no claudicar.

Los escritos, al narrar lo que me alborota dentro -en vez de ahogarlo en licor, que no es lo mío- es deshacerme de él; deja de inquietar mi ser, lo saco de mi cuerpo, y al arrojar las palabras al viento, se van y me permite continuar tranquilo y con denuedo, al cargar el fardo con menos peso.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s