Continuar el camino: sublimar el sentimiento para mejor ocasión

Ni siquiera un hola merecí, lo entiendo. No es reclamo solo un poco de dolor.

Sé que tienes muchas cosas en que pensar y trabajar; tareas que te exigen máxima presencia y yo no quiero ser solo una carga; pero ni un guiño, ni nada en toda la jornada.

Espere y de continuo abrí mis mensajes para ver si había recibido algo de ti.

Así se me transcurrió el día entero y llegó la noche

Ayer me dormí de madrugada escuchando y enviándote canciones acordes a mi sentimiento (ese mismo que rechazas).

No es tu culpa, no te responsabilizo de nada, sé que soy yo. Solo que ¿qué quieres? Así es y tal cual te lo digo

No quiero respuesta de tu parte, ya me la sé ¿entonces que deseo de ti?

Tan solo… ya nada espero solo quiero dejar de suspirar por ti y por eso me empeño y me impongo ya no escribirte para no sufrir yo.

Mi razón entiende, solo que el corazón es un necio (terco e ignorante) que no se da por enterado que nada habrá.

Por eso mejor callar y permanecer silente para no insistir en lo que nunca será.

Te hubiera querido de las mil maneras que ni siquiera imaginas y hubiéramos vivido lo que no permitiste fuera.

Ahora, a vivir mi duelo, sin aspavientos, que como es la vida misma, ya vendrán mejores tiempos.

Sufro.

Me servirá para templar mi sentimiento, no para endurecer el corazón, sino para prepararlo para mejor ocasión donde sea recibido con regocijo, y sublime mi ser, quien acepte gustosa, apacible y deseosa, mi clamor.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s