Pena nocturna

¿Por qué las desgracias y malos momentos suceden o se acrecientan preferentemente de noche?

¿Será que la muerte y sus heraldos de pena y dolor se siente más a modo en ese manto natural?

De la nada se oye una sirena y aparecen luces que se detienen, con su estruendo, en la casa de al lado.

Es una ambulancia.

Bajan una camilla y entran.

Están alrededor de 25 minutos y salen con un anciano lo introducen al vehículo y vuelta a sonar la sirena que se esfuma en la oscuridad.

Silencio de nuevo.

Nada hay.

Una breve oración por la persona que, no sé si va a regresar.

Es de madrugada y ya no concilió el sueño, me levanto con desasosiego y solo alcanzo a reflexionar lo obvio acerca de la fragilidad humana y me vuelvo a preguntar.

¿Por qué las desgracias y malos momentos acontecen, en su mayoría, de noche?

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s