Darse cuenta en lo cotidiano

Miro en derredor dentro de esta paz que da la calma del ocio, y observo que con los hijos nunca se termina de aprender, de asombrarse de la vida misma, así como nunca se termina de ser padre, aún y cuando sean ya mayores y nos den nietos.

Este viaje llamado vida es maravilloso y sorprende gratamente, cada día, con situaciones tan novedosas que, con los hijos y los nietos se van acrecentando de manera exponencial.

Es una gran satisfacción, aunque también dura labor, eso de ser padre; pero ese continuo batallar en pos de la esperanza cotidiana, que aunque en ocasiones deja extenuado, es algo qué hay que vivir para disfrutarlo.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s