Pequeña oda a ti, en la quieta calma

En mi más callado silencio, ese, en el que ni yo mismo escucho mis pensamientos, estás con todo el ímpetu de tu ser sereno que de tan calmo inquieta a mi sentimiento.

Estoy en apariencia quieto, inamovible, en tranquilo pasmo, mimetizado con plantas y objetos inanimados. Me descubro como uno más de ellos, con la diferencia del destello de tu presencia siempre viva que hace ecos que vibran y me provoca un latido fuerte que me diferencia de todo el entorno que me rodea.

Nada hay, solo quietud tranquila que hace al transcurrir del tiempo, mero pasar de segundos que se convierten en minutos que se transforman en horas en las que el sol sale y se mete pero excepto ese devenir, nada más transcurre en cada instante perenne que me hace estar ensimismado y desesperado en tu ser.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s