Aconteceres

Heme aquí, de nuevo en un acontecer no esperado.

Como siempre que sucede, en forma imprevista, llegan las circunstancias menos esperadas.

Hace un mes, ayer, hoy, situaciones inesperadas que llegan a agobiar por lo que puede acontecer derivado de lo que sucedió.

En ese entorno, de repente, igual de la nada, llega el calmo apaciguamiento que si bien no tranquiliza, hace mirar desde otra perspectiva los acontecimientos… y entonces, transcurre el devenir y solo parece que me dejó llevar flotando en el suceso y continuo en él, tan solo dejándome llevar, sin oponer resistencia, sin detenerme o intentar dar golpes de timón o frenar, solo fluyo con lo que viene y parece que todo de pronto se aquieta, de una manera tan distinta que no da miedo ni desesperanza aunque el desenlace pueda ser algo fatal.

Tal vez sea aceptación, o resignación; no que no sienta, no que no duela, pero de repente me doy cuenta qué hay fuerzas poderosas en el sino, que no está en mí intentar detener, refrenar, o siquiera entender, menos explicar y tan solo acepto, como acatar un mandato sin mayor objeción o condición, porque de todas formas se dará, será con o sin mi consentimiento y es que entonces acepto lo que venga, sin saber que será.

Y heme aquí, otra vez… ¿Cuántas más?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s