Cansino

Llórame el cielo, 
sin embargo, 

ni siquiera hay desconsuelo. 
Ojalá cuando de mis ojos lloviera, 

fuera igual, 

e impávido,

impertérrito, 

continuara sin más. 
Pero ¿qué hay?
Anhelos y afanes insatisfechos,

frustran mi existencia como nubarrones, 

no permiten resplandecer 

la esperanza.
Hay un dejo de ti en mi existencia, 

recuerdo de tu paso por mi vivir;

tu perenne ausencia,

ahora,

huella dolorosa.
No hay porvenir, 

ni siquiera un quizás 

aquieta el silente grito ahogado en la penumbra cercana.
Se marchita mi existencia.
Antesala de una cada vez más cercana senectud,

 ya se vislumbra en formas distintas en mi cuerpo, 

que cada vez se hace más y más cansino, 

que se va vaciando, 

sin que haya ya que reciclar, 

ni siquiera sentimientos, 

ni recuerdos,

y duele ser, 

duele estar, 

agobia entonces vivir, 

sin saber para qué,

más allá de un cotidiano sinsentido 

a golpe de transcurrir las horas,

sin incentivo, 

sin suspiro, 

sin ese tal vez escondido 

que antes tenía en la imaginación, 

para en momentos de hastío 

echarlo a volar, 

crearme mundos alternos donde poder retozar;

liberar mi entendimiento en juegos absurdos 

que me permitían divagar y sonreír, 

por el solo vivirlos, 

contándomelos a mí mismo,

satisfacer mis tiempos,

que al parecer,

 ya se extinguieron 

mucho antes que a mi llegue la muerte, 

esa, 

que de continuo,

ronda, 

sin querer ser mirada, 

para implacable 

sacar la vida 

y terminarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s