Ires y devenires

Hay días, como en el devenir de casi cualquier vida, en que se juntan nostalgias con recuerdos y se termina por derramar silentes lágrimas, sentimiento líquido que no se puede contener por más que pretenda acallarse y, entonces, se vierte a cuenta gotas para, en ocasiones, llegar a ser torrente que parece ser autónomo a quien lo emana.

Comienzan las remembranzas, arribando de la nada, sin que se les espere a ser recibidas y se hacen presentes provocando una casi imperceptible sonrisa a penas percibida, seguida por un suspiro muy quedo para luego dar paso a ojos acuosos, diques que no alcanzan a contener esa primera gota salada que discurre emociones de a poco, detonando sollozos, empieza así el descontrol del raciocinio que desfigura el ser.

Cuando ya se cae en la cuenta, aconteció que se apodera de la conciencia y de la existencia misma, hasta que el fluir del recuerdo concluye y se retorna a la quietud perdida.

Llega la calma de nuevo, aquella en donde se estaba de inicio y de donde ni se sabía que acontecería.

Así, en ocasiones, el rememorar es un inquietante e involuntario viaje introspectivo que embelesa, a la vez que hiere.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s