Último de septiembre

Viejos añosos que, calmos, miran la vida pasar después de haberla transcurrido en su diverso andar.
Compendios de experiencia y ¡oh, paradoja! Llenos de años y ya exangües de tanta vida acumular.
No hay fórmula, más allá de la que empírica se inventa después de cuando se ha vivido tanto hasta casi el hartazgo, pero que no cansa, aunque se diga una y otra vez que ya no más, pues Se aletargan los sentidos y emociones.
Lo circundante se ve como sucede; y quieto, solo se deja acontecer como el sino que es, como lo imperturbable que se observa.
No hay más que vida para vivir, lo demás son quimeras de un quizás que nadie conoce.

Por eso esto que es ahora es lo que hay que disfrutar, o sufrir o como sea, que la opción hacia la nada, por cautivadora que parezca o misteriosa que se presente, solo no es y punto. 

Así que, la idea de pasmado estar, como viejo añoso es una buena manera de cavilar y no un castigo que aguantar.

Hoy es último día de septiembre recién empezado el otoño, mientras yo ya pinto canas y literalmente estoy más cercano a mi invierno.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s