Desbordante

Undívago caminar con tan entornadas
extremidades, que suavemente menean tu ser.
A la vez,
etérea ninfa, 

suave musa,                                         

portentosa diosa, 

te contemplo 

y me embeleso solaz                                          

al saber que a mí vendrás, 

y juntos,

estaremos en deliquios,

decantando nuestro ser, 

ese mismo

que existe 

en la conjunción 

tan nuestra,

de ambos,                                                   

cuando nos integramos al unísono,       

hasta desintegrarnos trémulos en el otro,

al hacer el amor.

La limerancia fenece en cuanto nos     

integramos correspondidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s