Estío

Época del año que comienza con el solsticio de verano y termina con el equinoccio de otoño. En pocas palabras momento que se aprovecha para vacacionar, según cada presupuesto.

Yo tarde 17 días en volver a escribir en mi blog, porque necesitaba llenarme de anécdotas y cargar la mente con lecturas varias a fin de tener columnas a las cuales asirme para luego escribir.

Ya lo dijo el escritor Bolaño, que lo natural es leer, no escribir, y aunque solo sea un escribidor amateur, no dejo de inventariarme con vivencias y lecturas para poder tener «sustancia» a la hora de expresar mis ideas, emociones e imaginaciones con las cuales tranquilizo mi espíritu las más de las veces, aunque reconozco que otras tantas -de nuevo me refiero a Bolaño- es un proceso de desventuras y sinsabores que cuando se transita por ese trayecto uno se llega a preguntar ¿Por qué diablos ando en esto? Y la consecuente ¿Qué necesidad?

Pero bueno, entre los libros que he leído o terminado, está la tercera parte de Arrebatos Carnales de Francisco Martín Moreno, La Ciudad de los Secretos de Héctor Zagal y estoy a paciencia de mula en sendero empinado entre desfiladeros y precipicios leyendo Rayuela de Julio Cortázar (una edición conmemorativa de los 50 años de que se publicó). La verdad me encanta, aunque confieso que he regresado a diversas partes del texto una y otra vez, tomado notas, hilvanado otras más y así ando entre veredas que me imagino inconmensurables para un neófito en estos lares.

Pero también he tenido que leer diversas obras y he aprovechado para burilar (es un decir), ideas para mi tesis doctoral, la cual estaba reposando el sueño de la abulia, junto a su hermana la acedia.

Pero ya no más.

Y como no tengo cabeza para tantas cosas a la vez (soy lerdo y calmado), me temo que tendré que espaciar mis escritos en este blog, para dedicarle más tiempo a terminar la tesis. Ya tiene un gran avance de aproximadamente un 70%, pero falta terminar varios temas y sobre todo llenar huecos para que las afirmaciones tengan un sustento que las soporte.

Ni modo, así lo requiere una investigación y a eso me he de dedicar; solo me daré algunos recreos (literal, como en la escuelita), para cuando me sature, pero mi mayor atención además del trabajo y la cátedra en la Universidad (tanto en licenciatura, especialidad y maestría), será en cerrar este ciclo vital, que estoy consciente no será el sustento toral del derecho, pero si servirá para cumplir un anhelo.

En fin.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s