Lo que es.

Entrega absoluta, sin ser sometido -aplicación plena del libre albedrío por la convicción que nace del sentimiento puro-

Ser tan de alguien que se deja de ser uno mismo.

Ensimismado en el marisma del encanto.

Lo cotidiano más allá de la costumbre que fastidia.

Ensoñación.

Estar.

Sonreír y llorar.

Eliminar la timidez motivado por la espera.

Anhelos.

Saber lo imposible, posible.

Sensible y fuerte.

Arrostrar lo que venga con ferviente convicción.

Empeño motivado.

Desiderata concretada.

Lenguaje sin palabras.

Miradas que dicen todo.

Frenesí.

Y tanto más…

Eso es amor, en todos sentidos, para con “esa alguien”, “ella”, “la elegida” o más bien la que nos eligió; por supuesto, PASIÓN D-E-S-E-N-F-R-E-N-A-D-A incluida, para desbordarse en entregas absolutas, sin condiciones, donde se desvanece toda esencia para asimilarse y ser dos, uno mismo.

Pero, también con todos los demás que en verdad se ame, uno se compromete al amar: padres, hijos/as, hermanos/as, amigos/as parientes y quien sea nuestro/a prójimo/a, porque la entrega del ser, no se reduce en forma exclusiva a lo meramente sexual (expresión sublime con la pareja)

Amor, solo amor…hasta que duela, como lo dijo la madre Teresa.

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s