Frenesí

Sábete mujer, siéntete hermosa.

Lo sabes, lo sientes, no hay más.

Te has transformado en fantasma que me ronda dormido y despierto, recordándo los ayeres plagados de momentos.

Es por ti que ando sin anhelo.

Toda, todita tú, a quien he disfrutado y gocé, no solo cada palmo de tu exquisita piel, sino más allá; toqué, como nadie antes, tu ser, poseí por un breve instante tu alma, la miré, la besé.

Eres por quien me he desmedido, a tal grado que me he desbordado para ya no ser yo, sino convertirme en ti.

Te pertenezco.

Y saberte ahora ausente, en la nada que tu partida me ha dejado, me mata.

Aperezco ocsionalmente difuminado en tu pasado; ya no figuro en tu presente.

No soy.

Estoy desquiciado, no tengo calma y el anhelo se ha transformado solo en ansia frustrada.

Sufro la ausencia de porvenir desde que no estás.

Me marcaste.

Te fuiste.

Ya no hay más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s