Frenesí

Sábete mujer, siéntete hermosa.

Lo sabes, lo sientes, no hay más.

Te has transformado en fantasma que me ronda dormido y despierto, recordándo los ayeres plagados de momentos.

Es por ti que ando sin anhelo.

Toda, todita tú, a quien he disfrutado y gocé, no solo cada palmo de tu exquisita piel, sino más allá; toqué, como nadie antes, tu ser, poseí por un breve instante tu alma, la miré, la besé.

Eres por quien me he desmedido, a tal grado que me he desbordado para ya no ser yo, sino convertirme en ti.

Te pertenezco.

Y saberte ahora ausente, en la nada que tu partida me ha dejado, me mata.

Aperezco ocsionalmente difuminado en tu pasado; ya no figuro en tu presente.

No soy.

Estoy desquiciado, no tengo calma y el anhelo se ha transformado solo en ansia frustrada.

Sufro la ausencia de porvenir desde que no estás.

Me marcaste.

Te fuiste.

Ya no hay más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s