Amaneceres, esperanzas

Nuevo día.

Otra esperanza en mi vida.

Y así se va, de salto en salto, merodeando por entre las diversas circunstancias -caminos de vida- yendo de un lado a otro a veces sin ton ni son.

No es que vaya trastabillando, es que voy a donde me transcurre el devenir.

Hoy me amaneció demasiado temprano aún para mi cotidiano despertar. Eran las cuatro de la madrugada cuando tuve que ponerme de pie para iniciar la jornada y desde entonces ando en esto de la brega diaria, llevando a cuestas las mil y una cosas que conforme surgen las voy cargando para depositarlas no se dónde, porque no tengo manera de saber bien a bien lo que traigo.

Solo se que pesa y cansa, pero continuo en este cotidiano devenir, a veces con tal paso cansino del que ha andado largas sendas.

Ando imbricado en mi propia existencia.

Pero después de un breve descanso necesario para continuar, veo que el día sigue, aunque luego la noche llegará, pero estoy seguro que luego llegará como hoy, como ayer, otro nuevo día y con él, algo nuevo en este mi viejo estar, mi yo que ha sido y que seguirá hasta que ya no más.

¿Cuándo será que deje de ser en esta vida?

No lo sé.

Pero mientras eso suceda, vendrán más amaneceres de los que seré testigo, porque estaré despierto antes que la oscura noche sea rota por los rayos del sol, y oteando el horizonte a la expectativa de su arribo, los veré una y otra vez. Eso es renovar mi esperanza.

En fin

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s