Gris

Espacios que se dan tan de repente y se agrandan cual llanos yermos en medio de verdes praderas.

Así es como estoy por dentro y lo que me rodea, en tu ausencia, son las dehesas exhuberantes a las cuales no tengo acceso y que solo miro de lejos.

¿Cómo es posible que tan acompañando, tan acompasado se de la lejanía que va distanciando?

Nada es eterno; pero que algo no haya durado cuando era bueno, consume. cualquier anhelo antes que siquiera brote como suspiro.

Oteo el horizonte.

Veo el cielo. Está gris y me parece ausente, separado de todo lo demás aunque lo cubre, pero son dos realidades: la cercana tan palpable, latente, lacerante y la lejana tan distante, indiferente casi inimaginable aunque presente esta ahí inmutable triste, sola.

No hay cadencia armoniosa que me lleve al deliquio para, si bien no morir, dejarme llegar a la libertad que desconozco pero quiero, arrebatando al instante perecedero lo plañidero del momento que atroz hiere y logra que el alma no aquiete sus ansias.

Lloró en silencio llanto seco que raspa el ser hasta horadar mi conciencia y entonces me hace vaciarme y no estar.

Mientras todo permanece quieto, callado, ni el viento sopla.

No hay algo.

No hay nada.

Espacio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s