Anhelo.

Inició la semana de manera casual; así, como comienzan las cosas que pueden llegar a ser relevantes en la vida de las personas: aparecen, sea algo, alguien o ambas sin esperarlo, sin expectativas, aparecen y se quedan ¿Por cuanto tiempo? ni se piensa en ello, solo se convive o se genera la situación y se va desarrollando, para quedar inmersos en la misma y sin más, tan solo vivir lo que o quien llega.

Pue bien, empezó con un sesgo de no querer ser algo -no defino a bien, qué- y se está convirtiendo en…tampoco alcanzo a precisarlo…

Y así me transcurren las horas que iniciaron como raudos segundos que rápido se convirtieron en minutos que ya están transformadas en sendas horas, y no es que constantemente esté  mirando el reloj, solo que de vez en vez volteo y fueron  las 5, luego las 6, más tarde las 7 y así de continuo ya pasa del medio día, caluroso, esplendoroso, me afanaría en decir soberbio, pero pecaría de grandilocuente para un lunes cualquiera, sin un atisbo de aventura, pero no por eso pudiera endilgarsele un adjetivo de jornada plañidera, ni nada que se le parezca.

¿Qué será?

Tal vez que soy más consciente de lo añoso de mi existencia, y en este ajetreo de ir juntando los años, que me cayeron encima sin a penas darme cuenta, voy sabiendo que cada despertar es tan en verdad maravilloso, que me sorprendo de amanecer y tan solo poder vivir , entonces es que lo simple y común, se transforma a mis ojos en caros objetos o momentos de goce que disfruto tanto, como niño nuevito que descubre el mundo.

Quizás empezar a ponerse viejo, sea regresar a la infancia, pero ya sin inocencia por el camino recorrido, anhelando encontrar ese toque que convierta en sorprendente lo más común, solo por mirarlo diferente… recordando lo ido.

Estoy inmerso en un mundo ejecutivo haciendo cosas que bien me gustan, pero añorando todo lo que fue y quisiera no hubiera pasado, conservando escondido, solo para mis adentros todo aquello que era, cuando solía ser feliz con la simpleza de la existencia que sin cuestionar, aunque siempre curioso e imaginativo únicamente vivía el momento creando y recreando mundos inexistentes para los demás, pero tan reales para mí.

Y así, era feliz.

He buscado tanto afuera, que me olvidé de mí y me fui difuminando, hasta casi desaparecer; pero un halo repentíno me libró de casi desaparecer en la marisma de la nada, para aventarme cual náufrago a la orilla de mi yo desconocido, a donde ir a restañar heridas y retomar fuerzas para volver a empezar, de manera casual por lo ignoto de mi ser y encontrar de nuevo lo que perdí de mí.

Y así ando e inicio la semana de manera casual. Así como comienzan las cosas que pueden llegar a ser relevantes en la vida…suspiro…

En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s