Alegoría de la locura

Pasmado y ensimismado en el ocio, encuentro un momento para inhalar profundo, retener el aire y exhalarlo calmo, de a pocos, dándole tiempo para que marche hacia donde fue tomado y difuminarse extraviado en lo invisible del espacio del que salió y al que regresa transformado.

En todo ese compás, siguiendo una cadencia, se han de mover mis pensamientos dirigidos a la nada, sin enfocarse, solo existiendo para libres salir, y ver donde se posan después de mucho volar.

Desde aquí, quieto, voy imaginariamente tras de ellos, quizá ya perdidos los mismos y de mí mismo, para tal vez ya no encontrarme y desaparecer en lo ignoto, convirtiéndome en parte de ello, mimetizado en un entorno al que me adhiero sin confin y más allá de éste e integrándome a un no sé qué, del que tal vez ya no quiera regresar para estar lejos de lo que era y cerca de lo que no es y ahí pasar lo que reste de vida.

Tantas veces he querido hacer una síncopa en el oxímoron que a veces me parece la vida, pero no hallo a la sinrazón que anhelante persigo en sueños y recreo en mis afánes y extravíos, cuando despierto me evado en mis pensamientos.

Hay murria en el ambiente, asaz pesadumbre en derredor y pesadez en el entorno.

Se me resquebraja la existencia.

Tiempo de pesar, del cual para salir, busco ensimismarme en pos de eso que me hará liberarme safándome de esa realidad que desencanta.

Y hecho a andar por ese camino que no existe, pero que ya no podré tampoco volver atrás.

En fin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s