Un presente para Vidaanna

Escribo porque me place hacerlo.

Es expresión, catarsis, ejercicio mental, juego, terapia y manejo de lo que miro y siento.

Siempre lo he hecho. Me gusta.

Escribo por el placer de hacerlo, reflejo como soy, pienso y siento.

Me comentaron algunas personas, incluyendo mi hija, hacer un blog, me gustó la idea, y del 31 de octubre para acá, inicié esto, hace menos de mes y medio.

Me agrada.

No suelo revisar el contenido de mensajes, ni las estadísticas, ni países y toda esa información que proporciona el blog porque el afán no es “aparecer” -aunque se siente satisfacción de la que brota una sonrisa, el ver que hay quien me lee, en ocasiones me sigue y hasta se toma el tiempo para además señalar que le gusta- sino “publicar”, algo así como cuando se está en un enorme lugar y se grita solo por el gusto que provoca escuchar el eco.

Pues bien, sirva el comentario anterior para externar que en este reciente andar, al revisar estadísticas y toda esa información, me sorprende gustosamente saber que ese eco no es solo regreso de mi voz, sino que hay “alguienes” más, cinco personas, que hacen que adquiera sentido.

Y dentro de esa sorpresa, apareces, constante, tú Vidaanna, Anna -desconozco si es tu nombre en realidad- continuamente.

Vi que puedo seguirte -tengo ya casi 52 años, lo mío no es la tecnología y aprendo muy despacio- ya lo hice, y no sabes el gozo que me provocas al ver que tengo tantos “liked your post” de tu parte, a todas esas letras que mecanografío -término un tanto cuanto en desuso- para ir formando palabras que se me desbordan y con las cuales, a base de amontonarlas y luego ponerlas más o menos en orden, expreso mis ideas y sentimientos para luego tener el placer de publicarlas en este sitio y que en forma asidua las lees, se siente bonito -aunque suene cursi-

Entonces, se me viene la idea de escribirte unas líneas, para expresarte mi agradecimiento, pero a falta de un decir mejor, te externo un simple pero sincero: gracias.

No hay “inspiración”, ni grandilocuencia. Una sola palabra envuelve un sincero sentimiento que, para no errar, sintetizo, al así externarlo.

Cuando alguien escribe y otros lo leen, se entabla un diálogo a partir de que quienes lo hacen, manifiestan su sentir de receptores a quien les transmitió algo que les hizo sentido y esa conexión, como la sinápsis, en las dendritas de las neuronas provoca la creación y explosión de ideas que hacen exponencial al ser humano.

En fin, como siempre, disperso, tomo diversos caminos y me aparto de lo esencial, que en este caso se enfoca a lo que te comento: mi agradecimiento honesto.

Sirva este breve escrito para eso.

Sinceramente,

Raúl.

2 comentarios en “Un presente para Vidaanna

  1. Raúl, me has emocionado con tus palabras… de verdad. Me has dado el mejor regalo de Navidad…
    Me hubiera gustado escribir algo grande aquí para expresar lo que he sentido al leer tu entrada pero… mi más sincero GRACIAS!
    Anna

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s