Carta intentando externar, con el corazón en la mano, lo que en verdad te amo…(3)

Bien sabes mi amor cuanto te quiero y cuanto te deseo.

Conoces mis locos suspiros y anhelos.

En ti están mis deseos y desenfrenos.

Soy de ti cada vez que me hablas, cada vez que me miras y lo soy cada vez que me tocas y así, también cada que te pienso, soy de ti.

En todo momento al ser tuyo, doy  sentido a mi vida que transcurre solo en ti, únicamente para ti, y en verdad, nada más tiene sentido, que este sentimiento por el que vivo.

Insisto, soy de ti, en todo momento.

¿Qué hace sentido a mi vida si no eres tú?

¿Acaso no sientes lo que eres para mí?

Te he buscado desesperado hasta por fin encontrarte, no lo hice para discutir, ni que me dieras disculpas, ni empezar reproches y reclamos.

¿Entonces, para qué?

Para decirte: ¡Te Amo!

Y este sentimiento no cambia  ni aun si estás lejos, porque en la distancia  afronto mi sentimiento, y no por cobardía, voy a dejar de decirte lo que te amo como una cabal decisión de mi alma, de mi espíritu, con todo mi corazón.

Para platicar y volvernos a encontrar, no me importa el porqué, no me interesan los detalles,  solo quiero saber cómo recuperar nuestro amor si es que estás perdiendo la ilusión. Esa misma ilusión, que yo llevo como lámpara votiva.

Ayúdame por favor, hazme saber todo lo que sientes y permite que volvamos a tener nuestro amor.

¿Me pides perdón?

¿Qué tengo que perdonar?

Sí acaso, la pregunta es ¿En qué fallé?

No somos víctimas, somos personas que sencillamente a veces los problemas y angustias, nos hacen equivocamos.

No existe lo perfecto que anhelamos; pero hemos construido un andamiaje flexible y resistente que ha puesto a prueba, en la distancia y en el tiempo, nuestro amor.

¿Por qué destruir lo que tenemos?

¿Acaso no es más grande nuestro amor?

Vuelve y quédate junto a mí.

Te ofrezco de nueva cuenta con todo mi empeño, mi sentimiento puro y todo mi denodado esfuerzo.

Mi amor, espero tu decisión y sabes cuánto la anhelo, porque te amo.

Por favor, si amarme, es también tu sentimiento, no tardes.

No me dejes, porque si bien tengo este amor tan grande por ti mi cielo, aún encima de mi orgullo (que nada vale), tampoco te confundas, que no es un ruego, porque si tú no quieres, te pido también abierta y sinceramente, de frente, me lo digas y entonces dejaré de insistir, sin ningún reproche.

No te preguntes ¿para qué?

Pregúntate si en verdad me amas y lo quieres seguir haciendo.

¡Ay amor! sin duda alguna te amo porque sencillamente lo eres todo en y para mí.

¿Qué no sientes lo que te quiero?

Pero también sé que mucho te debo.

Sí mi amor, no es que lo olvide o de largas, sé que he fallado en lo que originalmente prometí.

No te pido me creas más, pero si, por favor, con el corazón en la mano me perdones amor ¿podrás?

continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s