Carta a mi amada…(4a. y última entrega.)

Necesito decirte que te amo mi querida amiga.

Te amo, a cada momento.

Te amo, como se ama a la vida, como se ama a Dios, como se debe amar a una mujer: en cuerpo y alma, en total entrega.

Porque tú eres para mí, lo más hermoso, lo mejor, el más grande de los seres creados.

Tu amor me ilumina desde hace ya varios años; por ti puedo o bien sufrir o ser dichoso.

Dios y el destino, que a fin de cuentas son lo mismo, juntó nuestros caminos paralelos y nosotros decidimos congeniarlos.

Es bueno saberte cercana a mí, pues te tengo bien adentro, te pido pues que permitamos el afán propio de cada día a esta relación, tal cual tú me lo has venido diciendo desde hace meses atrás, para convertir lo pasado en pauta de lo que debemos y no hacer, para ir reencontrando la manera de hacerlo distinto, pues cada afán tiene su propia circunstancia.

Hay compases de espera que se convierten en zonas de penumbra, de angustiosa inquietud; trabajo y trabajo que a veces agobia, pero otras tantas permite poco a poco hasta olvidar el pesar; vivo en continua contradicción que perturba y tranquiliza todo en mí.

Me despierto y me acuesto contigo;  me baño, como, trabajo, manejo, tengo reuniones, dicto escritos, reviso documentos, me despejo y hasta sueño y todo, absolutamente todo, contigo.

Esto no es otra cosa que permaneces como mi continua y constante.

En todas mis actividades, en mis noches, en mis días, eres, y estás.

Te amo, insaciablemente, te amo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s